El contrato en cuestión superaría los 78 mil millones de pesos. En esta ocasión, la interrupción se debe a una recusación presentada el pasado 23 de diciembre ante el comité evaluador encargado de la adjudicación.

Dicho comité está integrado por empleados de la misma entidad, pertenecientes a los departamentos de sistemas, formación y jurídico. Hasta que se resuelva la recusación, no se podrá establecer una nueva fecha para anunciar la empresa encargada de brindar este servicio.

La Procuraduría ha solicitado la revocación de esta licitación debido a ciertas irregularidades que podrían afectar los principios de concurrencia y participación libre, restringiendo la oportunidad de recibir ofertas más competitivas para cumplir con el objeto contractual.

Entre las observaciones, se destaca que el Sena requirió certificaciones ISO, lo cual está prohibido según el Estatuto de la Contratación Pública. Además, el Sena eliminó de sus pliegos los requisitos la lista de funcionalidades, lo que podría traducirse en la falta de garantías para un cumplimiento efectivo de las obligaciones.

Este episodio marca la tercera modificación y suspensión en la adjudicación de este proyecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *