n diciembre de 2021 y contra todo pronóstico se iniciaron las obras del macroproyecto de Protección Costera, cuya inversión inicial era de $160 mil millones, cifra que ha ido aumentando por retrasos y modificaciones de diseños, especialmente en la Playa 5, primer balneario que deja la obra.

En esta zona se modificó el espolón 6 y se requirió un relleno hidráulico adicional por cuenta de la erosión que se presentó en noviembre del año pasado. Una vez terminó dicho relleno, los servidores turísticos de la playa estaban a la expectativa de su apertura, sin embargo los meses pasaron y el balneario no fue entregado.

Tras finalizar el 2022 la incertidumbre de los actores de playa aumentaba por dos razones: primero, por la crisis económica que estaban atravesando por la ausencia de ingresos durante la temporada vacacional; y segundo por la falta de articulación entre la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) y el Distrito de Cartagena tras el cambio de Gobierno nacional. Por esta situación, hubo demoras en la contratación del personal para resolver la inquietudes de los servidores turísticos, que en múltiples ocasiones protestaron por incumplimientos en los pagos de las compensaciones económicas.

Así mismo, con el cambio de gobierno, los comités de seguimiento del proyecto también se dejaron de realizar. En estos encuentros normalmente se socializaba el estado del proyecto, se ajustaban inconvenientes y se revisaban temas contractuales y económicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *